miércoles, 14 de diciembre de 2016

Oops, I did it again!

"Me muevo por impulsos, siempre lo he hecho y lo seguiré haciendo. Hago lo que siento, en cada instante, cada momento que vivo lo hago intensamente. No me gustaría que llegara un día en el que piense...podría haberlo hecho, porque soy de esas personas que prefiere hacerlo".

Con esta frase decido empezar la entrada para hablaros sobre el cambio de look que me hice hace una semana. Unos días antes de hacerlo os enseñé una imagen similar por Instagram Stories, era una idea que rondaba mi mente pero hasta el miércoles no decidí llevarla a cabo. Por ello, he decidido dedicarle una entrada para explicaros más detalladamente el proceso y el cuidado de este color.



Procedimiento

Como muchas ya sabréis, la forma de conseguir un cabello rubio o blanco es la decoloración. En mi caso fueron dos decoloraciones, la primera por todo el cabello incluyendo el cuero cabelludo y la segunda decoloración de medios a puntas. El proceso es largo, yo diría que demasiado; he escuchado a algunas chicas que tardaron diez horas, nosotros tardamos ocho horas. La aplicación de la decoloración es lenta ya que hay que aplicarlo en pequeñas cantidades de pelo y por capas para que el producto se impregne bien. Una vez aplicado todo el producto tenemos que esperar 45 minutos, retirarlo con un cepillo y volver a aplicarlo de nuevo (y esperar otros 45 minutos).

Una vez retiradas las dos decoloraciones me aplicaron un matiz para conseguir el color blanco que yo quería, ya que sólo con la decoloración el color tiende a amarillo pollo y ese color no lo queremos bajo ningún concepto. Tengo que confesar que a mí la decoloración en el cuero cabelludo me molestó, no se si alguien que me esté leyendo se habrá decolorado el pelo desde raíz pero pica, a algunas personas no les duele y apenas lo notan (como el caso de los tatuajes) pero a mi me cogió en unos días sensibles y lo sufrí bastante, aunque también reconozco que el resultado merece la pena.



La pregunta que más he escuchado desde que me he cambiado el color ha sido si no me he quemado el pelo acompañado de "Con lo bonito que lo tenías antes...¿para qué te haces eso?" Pues básicamente porque me gusta a mí. Lo fundamental de este tipo de cambios es el producto y los profesionales a los que acudimos, para la gente de Granada la peluquería a la que voy siempre se llama LeSalon11 y está situada en la avenida Constitución número 11 (Teléfono 958295654). Antes llevaba las mechas californianas y contando las veces que me las he puesto yo diría un total de tres ocasiones, lo que significa que mi pelo ya debería estar "dañado" (en teoría). Sin embargo cuando retiraron todo el producto de mi cabello vimos que el pelo seguía estando bien, sólo me corté las puntas y porque el tiempo ya lo pedía, no por el hecho de la decoloración.

Cuidados del cabello

Después de la decoloración el pelo necesita más cuidados de lo normal, más hidratación y sobre todo productos que nos ayuden a conservar este color. Una vez a la semana usaré un champú específico para cabellos grises y blancos que me aporte luminosidad y una mascarilla violeta sin sulfatos.


L'Oreal Professionnel París Expert
SILVER. Gloss Protect. Champú luminosidad para cabellos grises y blancos.


OSMO
Violet mask para tonos rubios y grises.

Con esto me despido hasta la próxima entrada, pasad feliz semana!

:)