domingo, 4 de septiembre de 2016

Nunca le digas a un opositor...


Buenísimos días,

Antes de empezar a hablar os quiero pedir perdón por este mes de ausencia, en vacaciones desconecté totalmente y la vuelta a la rutina ha sido muy muy intensa pero ya vuelvo a estar por aquí.

La entrada de hoy es muy especial para mí por varios motivos, se trata de una inspiración/recomendación de Alba, en Instagram la conoceréis como @demayorquieroserfuncionario y en su blog De mayor quiero ser funcionario comparte todos lunes con nosotros una sección llamada Lo que los opositores odiamos además de una gran variedad de entradas. Si aún queda alguien que no la conoce os recomiendo que vayáis corriendo a su blog, tiene una redacción impecable, es algo que le digo cada vez que hablo con ella, tiene el don de mantenerte detrás de la pantalla leyendo entrada tras otra y sacarte una sonrisa con cada palabra. Además de ser una guerrera de las grandes, en Instagram nos transmite fuerza cada día, ánimo y mucho cariño.


Dicho esto, compartiré con vosotros las frases que, bajo mi punto de vista, no deberías decirle a un opositor.

Organizar el tiempo de un opositor/criticar su sistema de organización. Imagino que os habrá pasado alguna que otra vez, la gente opina y critica sobre vuestra situación. Mis frases favoritas son las siguientes:

  • Te pasas el día estudiando, también te tendrá que dar el aire de vez en cuando.
  • ¿Cenamos? Digo yo que cenar cenarás, o tampoco lo haces por estudiar...
  • Eres muy joven para pasar tantas horas encerrada, la vida está para vivirla.
  • Con todas las horas que estudias, ya te lo sabrás todo, ¿no?
  • Un día es un día, ¿Qué te va a pasar por no estudiar? O la variante: Vente, si es sólo un rato.
  • Ojalá pudiera estar todo el día en pijama como tú.
  • Y... ¿Quién te lo paga todo?

Otra lista interminable de frases que escuchamos los opositores gira en torno al examen:

  • Si aún te queda mucho para el examen, ¿Por qué estudias tanto?
  • Si no tienes fecha todavía, puedes tomártelo con más calma.
  • Cuando acabes los exámenes lo celebramos (como si fueran exámenes de Instituto...)
  • El piercing te lo quitarás para el examen...y ¿Qué vas a hacer con los tatuajes?
  • Cómo vas a estar cansada mujer, si te pasas el día sentada.

Sin embargo, de todas ellas mi favorita es la siguiente:

  • Uffff, tienes que estar amargada todo el día encerrada y estudiando.
Normalmente no suelo contestar a ninguna de las anteriores, tengo que confesar que cuando empecé la oposición sí que me afectaba más, mi vida dio un giro de 180 grados, de tener una vida social muy activa a tener muy poca o no tener, de llevar años sin estudiar desde que acabé la carrera a no hacer otra cosa... pero a día de hoy soy feliz porque estoy haciendo lo que quiero. "Amargada" y lo pongo entre comillas porque es una palabra que no me gusta usar, pero sí, podríamos decir que estaba así cuando tenía que trabajar todo el día fuera de casa y sólo venía a dormir, cuando los dolores de espalda eran tan fuertes que se me saltaban las lágrimas y aún así tenía que aguantar 10 horas de pie y sin poder quejarme, cuando no veía a mi familia o no disfrutaba de mi casa y de mis gatos. Hay una frase que se adapta perfectamente a esta situación y es:

No juzgues a un libro sólo por su portada.

Con esto quiero decir que a día de hoy mi vida ha cambiado completamente, he aprendido a valorar los pequeños detalles, el simple hecho de tomarme el café por las mañanas sin prisa porque no tengo que irme corriendo a abrir ninguna tienda, disfrutar de cada momento que tengo de tranquilidad y comer a mi hora (quien haya trabajado en tienda sabrá a qué tipo de horarios me refiero). A día de hoy soy feliz porque estoy luchando por MI SUEÑO, yo dirijo mi vida y sobre todo yo decido qué es lo mejor para mí, por eso ante este tipo de frases y haciendo un poquito de humor de la situación diré: sólo me queda reírme ante esta situación tan heavy que me está tocando vivir.

Feliz domingo y hasta la próxima!