martes, 31 de mayo de 2016

Método Konmari: Mi adaptación

Buenas tardes amores,

Hace tiempo os enseñé por Instagram una foto de mi adaptación personal al método de organización tan conocido #KonMariMethod. La imagen en cuestión es la siguiente: 


Antes de empezar a hablaros de mi propia adaptación os señalaré los puntos principales de este método y el link de Youtube click aquí

  1. Ordenar las prendas por categorías, no por localización.
  2. Guardar únicamente prendas que nos transmitan emociones de alegría.
  3. Prescindir lo que no se usa. 
  4. Despedirse de cada pieza que se tira "con gratitud por sus servicios dados".
  5. Ordenar correctamente y de forma efectiva una vez y ya permanecerá siempre ordenado. 
  6. No hacer maratones de orden sino crear una rutina de limpieza. 
  7. Comenzar a ordenar las cosas más fáciles para no abandonar.
  8. Aprender a doblar la ropa correctamente para ahorrar espacio.
  9. No comprar cajas ni materiales de almacenaje pequeño.
  10. Meter los bolsos uno dentro de otro poniendo dos tipos de bolsos juntos.
Tengo que admitir que antes de conocer este método ya seguía algunas pautas por mi cuenta, suelo ordenar el armario cuando me agobio, me parece una buena forma de "ordenar la mente", música alta y limpieza para despejarnos. Lo que decidí hacer en mi Bullet Journal fue un croquis de mi armario dibujándolo y anotando las prendas que más uso. Siguiendo las pautas del método os explico mi adaptación:

Ordenar las prendas por categorías. Cuando descubrí este método decidí cambiar la estructura del armario y colocar las camisetas que más uso en la parte superior para que me resultaran más visibles y gradualmente de claro a oscuro;  además de doblar la ropa como lo hacía el año pasado en la tienda donde trabajaba para ahorrar espacio y poder hacer dos filas: una trasera con las prendas que uso pero con menos frecuencia y una delantera, más visible, que suele ser lo primero que me pongo. Con los pantalones hice lo mismo, de claros a oscuros y por categorías: altos, de pitillo, rotos... y en la percha del vaquero una posible combinación con camisa/chaqueta. En los cajones inferiores antes guardaba las camisetas pero gracias al método pensé usarlos para prendas que uso con poca frecuencia y "la ropa de salir". La puerta de la derecha contiene únicamente faldas, vestidos y algún abrigo que pueda usar para el entretiempo, mientras que el estante superior de esa parte ahora la uso para bolsos (uno dentro de otro). 

Guardar únicamente prendas que nos transmitan alegría y prescindir de lo que no se usa. Aproximadamente cada seis meses me gusta hacer una limpieza general de mi ropa, que suele coincidir con el cambio de estación (la gente de Granada me entenderá, aquí es frío polar o calor infernal). El método nos recomienda regalar la ropa que no usemos a nuestros amigos, familiares o gente que la necesite. Al igual que existen contenedores de basura, existen contenedores de ropa usada para gente que lo necesita de verdad o como en mi edificio, nos dejan cajas de cartón para donar todo aquello que no necesitemos.

No hacer maratones de orden, sino crear una rutina. Exceptuando la limpieza general, una vez que tengamos el armario ordenado es fácil colocar las prendas que vayamos usando. Además he decidido crear una colección en mi BuJo de "outfits" para los días de canto (ropa sencilla y cómoda) y otra colección para días que salga, de esta manera ahorro tiempo y calentamientos de cabeza del tipo ¿qué me pongo ahora? 

¿Conocíais ya este método? ¿Os parece útil? Después de adaptarlo a mis necesidades tengo que decir que me ha ayudado mucho a optimizar el espacio y que el resultado visual sea más agradable. 


Un besazo enorme y gracias por leerme! 

:)



No hay comentarios:

Publicar un comentario